María Placencia de prácticas de Estilismo en Milán

María Placencia ha estado de prácticas de Estilismo en Milán y nos explica detalles de su movilidad Erasmus+

Desde el momento en que entré en Arte Diez me interesó la idea de realizar una movilidad ERASMUS+. Me he mudado con asiduidad por el trabajo de mis padres y la oportunidad de irme a otro país sola me resultaba interesante y enriquecedora.

Tenía muy claro que quería ir a Italia, ya que la moda allí tiene un gran peso, y siendo estudiante de estilismo lo veía apropiado tanto por los estudios como por el idioma.

Me puse a investigar empresas que ofrecían prácticas, sin éxito.  Persistí y busqué empresas de E-commerce, ya que si estudias moda hoy en día es muy interesante este campo y encontré una pequeña empresa llamada E-PHOTO.

Escribí unos doscientos correos y al final me contestaron y nos pusimos con todo el papeleo, que es bastante. Además, Pilar siempre está disponible para cualquier duda que pueda surgir. Mi movilidad iba a durar dos meses y una semana.

Con todo el papeleo resuelto me dispuse a buscar habitación, y fue lo que más me costó. Encontrar una habitación a buen precio, céntrica y que la quisieran alquilar por un periodo tan corto. Al final por medio de unos amigos de mis padres la encontré y la verdad estoy muy contenta con la elección ya que el barrio me encanta y está tanto cerca del Duomo como de mis prácticas.

Las prácticas han sido una experiencia muy enriquecedora, he aprendido un montón y no solo de e-commerce, sino también de cómo realizar una editorial. Además, estaban en el Naviglio que son parte de los canales de Milán, que son preciosos sobre todo al amanecer y al atardecer.

Mi tutora de prácticas ha sido un encanto ha estado pendiente de mi todo este tiempo, cada semana venía y me preguntaba qué tal iba todo y que cualquier duda se la comunicase. En mi caso trabajaba cada día con un equipo y solían estar compuestos, de un productor, el fotógrafo y la estilista. Todos estaban dispuestos a enseñarme y resolver cualquier duda que surgiese. La primera semana estuve como asistente de estilismo aprendiendo cómo funcionaba el estudio y luego ya me dieron la responsabilidad de tener mis propios shoots.

La verdad que no me puedo quejar de nada, todo el equipo de EPHOTO es un encanto y me ha acogido como una más. Tras las últimas semanas en el estudio me pidieron que, si podía extender mi movilidad una semana más, por supuesto acepté y para mi sorpresa a mediados de esa semana me ofrecieron la posibilidad de volver de septiembre a diciembre. Mi movilidad ERASMUS+ tendrá que acabar el 30 de septiembre, pero yo me quedaré aquí un poquito más.

En lo referente al idioma me comunico tanto en español, inglés y como puedo en italiano ya que sigo aprendiendo esta bella lengua. En inglés te suele entender todo el mundo ya que es Milán es una ciudad muy cosmopolita.