Raquel Rodrigo, antigua alumna de Escaparatismo, nos muestra su taller Arquicostura Studio

Nuestra visita a Valencia ha sido sin duda muy productiva, y además de ir a ver Cevisama, hemos tenido la oportunidad de conocer a dos antiguos alumnos de Artediez que hoy triunfan en el mundo del diseño gracias a su pasión, tesón y ganas de mostrar al mundo su capacidad creativa y su arte.

Dedicamos la mañana del día 6 de febrero a visitar a Raquel Rodrigo, antigua alumna de Escaparatismo, que expone sus “costuras urbanas” o Arquicosturas en el mundo entero.

Raquel es una valenciana llena de energía positiva que nos encanta porque transmite muchos de los valores que un artista debe tener para triunfar por el mundo: simpatía, optimismo, confianza y arte, mucho arte. Nos recibe en su pequeño taller situado en el barrio del Carmen de Valencia y nos muestra el trabajo que está realizando actualmente. Tiene en su taller unas cuantas personas trabajando que se van a desayunar en cuanto llegamos, cuestión de espacio, no cabemos todos porque los telares son grandes y hay que apartarlos. A pesar del reducido espacio, el taller transmite la mejor energía y da la impresión de que con ganas y buena organización, se llega a todo.

Raquel nos cuenta su trayectoria desde que la vimos por última vez en la escuela hace unos diez años. Desde entonces no ha parado de moverse y de crecer, y actualmente realiza instalaciones por toda España y también por muchos lugares del mundo: Italia, Suiza, Francia… Arabia ha sido uno de sus últimos destinos allí ha realizado una gigantesca instalación de color y luz en colaboración con un estudio local, que nos parece fascinante. Para llegar en fecha tuvo que alquilar una nave y formar a cuarenta personas que trabajaron en el proyecto… para ella nada es imposible!

Raquel inspira. Nuestros alumnos de Escaparatismo y Arquitectura Efímera la escuchan con enorme interés y aprenden que un camino como el que ella ha recorrido sólo se consigue con mucho trabajo, optimismo y energía. Sin duda toda una lección de vida. Nos sentimos muy orgullosos de haber sido sus profesores… hace ya unos cuantos años.

Mucha suerte Raquel!