“Pelos” por Elena Díaz-Roncero Fraile

Pelos es un cómic feminista autobiográfico donde cuento la conflictiva relación que he tenido con mi propio vello. Mi experiencia es al mismo tiempo colectiva, algo que nos toca vivir a todas nosotras por el hecho de habitar espacio público en un sistema patriarcal; y personal, pues mi caso es algo particular: me empezó a salir vello muy temprano a causa de un proceso conocido como adrenarquia prematura.

 

 

 

Lo que he tenido en mente incluso antes de escribir la primera palabra del guión es que quería hablarle a mi yo del pasado, la chica de 14 o 15 años que tenía una relación muy conflictiva con su propio cuerpo y necesitaba escuchar lo que yo tengo ahora tan interiorizado. Ya que no puedo hacer eso, dirijo el libro a todas:

 

“Mi intención es ofrecerles y ofrecerme una obra donde sentir una pequeña catarsis, un espacio para poder curarse un poco y sentir que no están solas en absoluto. Quiero que se vean reflejadas en los miedos, las contradicciones y las victorias”

 

 

 

Está organizado en siete capÌtulos que narran desde la aparición de los primeros pelos hasta mi situación actual. Son los siguientes:

1. Descubrimiento:

Con 5 años me comienza a salir vello. No lo percibo como algo nocivo todavía.

2. Sospecha:

Mis padres me llevan al médico para que examine porque son conscientes de que no es normal que desarrolle vello tan pronto. Mi doctora me hace un seguimiento prácticamente invariable durante muchos años.

3. Violencia:

Comienzan mis experiencias negativas con el vello. Tratar de esconderlo no siempre funciona y a los demás niños les resulta muy extraño. Provoca todo tipo de reacciones y yo comienzo a detestarlo.

4. Miedo:

Decido que lo mejor es esconder mis pelos a toda costa. Ideo estrategias o me privo de ciertas actividadespara que nadie pueda verlos. También intento quitármelos por mi cuenta.

5. Obediencia:

Cuando alcanzo la pubertad veo que a los demás les empieza a salir vello, pero los chicos no se preocupan por quitárselo mientras que las chicas lo hacen nada más aparece. Me depilo con cera por primera vez y al así puedo ocupar espacio publico sin preocuparme.

6. Despertar:

Sin embargo no entiendo por qué nosotras debemos ejercer tal escrutinio sobre nuestros cuerpos y ellos no. A cierta edad ya soy consciente de que no es casualidad sino una forma de opresión más, pero me cuesta mucho ser valiente y comenzar a actuar.

7. Rebeldía:

A día de hoy ya no me depilo y estoy trabajando para dejar de ver mi vello como algo asqueroso que no me permite ni salir a la calle. Gracias al feminismo he entendido que desobedecer a la feminidad opresiva es un acto colectivo y político.

 

 

 

Es un cómic bastante alejado de la convención, sin viñetas y con manipulados (desplegables, transparencias, troquelados, pop-ups) que lo hacen interactivo y lo acercan mucho al mundo del libro de artista, pero marcado por una narración secuencial.

Su formato es de 14 x 14 cm e incluye distintos tipos de papeles. Todo en este proyecto, desde la cubierta hasta la última ilustración conforma un todo con sentido.

 

 

 

 

El proyecto ha  recibido uno de los Premios Extraordinarios de la Comunidad de Madrid de Enseñanzas Artísticas Profesionales de Artes Plásticas y Diseño correspondientes al año académico 2018-2019, y la autora está buscando la forma de publicarlo en un futuro cercano.

 

Enlaces:

Instagram @heli_illustration