La chica del abrigo de cuadros por Lourdes Asencio Sánchez

La chica del abrigo de cuadros es un libro de viajes que ilustra la hazaña realizada por la periodista norteamericana Nellie Bly,  seudónimo de Elisabeth Jane Cochran,  en su propósito de dar la vuelta al mundo, que llevó a cabo entre noviembre de 1889 y enero de 1990 completando su viaje en un total de 72 días, superando así el récord del personaje de ficción Phileas Fogg protagonista de la novela de Julio Verne “La vuelta al mundo en 80 días”. En esta apuesta que realizó con su editor Joseph Pulitzer director del periódico “The World” se lanzó a la gran aventura que fue dar la vuelta al mundo completamente sola, sin apoyo o protección de un hombre y portando como único equipaje el vestido que llevaba puesto, un abrigo grueso de cuadros y una pequeña bolsa con artículos de higiene, así como 200 libras que llevaba en una bolsita colgada del cuello.

Durante el viaje la periodista enviaba artículos a su periódico que publicaba puntualmente siendo el deleite de muchos lectores y que posteriormente se compilaron en la novela “La vuelta al mundo en 72 días”.

La razón por la que se seleccionó esta historia fue la admiración por esta pionera del periodismo, la pasión por los viajes, el gusto por la estética del s. XIX y también el interés por la fotografía. De hecho, el eje vertebrador del proyecto surge en un momento de la lectura de la novela pues la periodista en sus escritos afirma, al ver que muchos viajeros tenían inmensos archivos fotográficos de sus viajes:

 

“lo único que lamento de mi viaje, y es algo que nunca dejaré de deplorar, es que en mi precipitada salida me olvidé de llevarme una kodak”. 

 

Así que si esta mujer, pionera del reportaje de investigación a lo bonzo, se hubiera llevado una cámara de fotos ¿qué fotos habría hecho y con qué cámara?  La investigación dio como resultado que la cámara de moda era la Kodak nº 1 que realizaba fotografías en formato redondo.

 

 

El propósito del proyecto era ilustrar toda la novela a través de fotografías hasta completar las 100 que podía llegar a realizar la cámara Kodak originaria y que no pudo abordarse en su momento pero que con el tiempo se pretende realizar.

La novela se resumió y abordó mediante dos tipos de ilustraciones diferentes para evitar la monotonía de un simple álbum de fotografías. Mientras una parte de las ilustraciones están realizadas a lápiz para tratar sucesos anecdóticos que iban aconteciendo, el resto imitan las fotografías que podría haber tomado la periodista durante su viaje.

 

Este proyecto se convierte en una excusa para investigar culturas, atuendos, formas de vida, arquitectura, costumbres y arte. Los artículos de Nellie Bly abordan aspectos muy variados y no hace omisión a los sucesos más tétricos, porque visitar un país no es sólo ver lo bonito que tiene. Implica también acercarse con respecto a costumbres y sucesos que pueden chocar frontalmente con nuestras ideas y creencias y a admirar también aquellas que nos enriquecen.

Enlaces:

• Behance: LourdesAsencio

• Instagram: @lurdesasencio_illustration

• Linkedin: lourdes-asencio